Descubre los 5 mitos relacionados con la Práctica del Sleep Coaching

¿ Empezar o No Empezar un Proceso de Sleep Coaching? … Ultimamente se ha vuelto una de las preguntas más famosas, quién no lee comentarios variados sobre el tema, muchas  veces totalmente satanizado, también desmerecido y tildado de una práctica egoísta y por otro lado, considerado algo absolutamente necesario. Confieso que aunque soy SleepCoach y decidí formarme para ayudar al segundo de mis hijos a Mejorar sus Hábitos de Sueño ( que también mejoraron los míos) no estoy de acuerdo al 100% con ninguna de estas apreciaciones  y por eso, quiero compartir contigo los 5 mitos relacionados con la práctica del SleepCoaching.

Mito 1: El SleepCoaching es una práctica NECESARIA para todos los bebés

No me parece, lo que si es cierto es que  todos los bebés necesitan es descansar de la mano con el momento evolutivo de su vida, ni más ni menos, es decir un recién nacido hasta los 4 meses, debe comer cada 2 ó 3 horas incluyendo la noche según lo que diga su pediatra y de todas maneras despertará más veces que un bebé mayor de cara a la composición de su sueño y de que este deja de ser errático para volverse más consistente conforme avancen los meses. Algo importante es que todos los bebés tienen la capacidad de “auto – regularse” , esta habilidad está literalmente impresa en los seres humanos  y cada bebé la tiene en un grado distinto ( muchas veces, vemos en las ecografías 4D o 5D bebés con la manito en la boca, sobre su pecho o agarrando una con otra, y esto justamente es el inicio de esta práctica).  La auto- regulación, como lo dice Chantal de Truchis, es el principio de la calma, a esa calma que llegamos y con la que podemos pasar por ese viaje de ” Despiertos a Dormidos“, pero muchas veces, esta situación se ve bloqueada desde un inicio sin saber por nosotras, cuando les tapamos las manos o las tenemos algo aprisionadas, siendo justamente sus manos sus mejores herramientas, juegan un papel importantísimo no sólo en su comunicación inicial ( a través de ellas manifiestan stress y sus propios sentimientos) sino que van ” auto – ordenándose” poquito a poco y son como el pasito previo para hacer la transición de vigilia a sueño.

Algo muy importante, es que los Cuidados Básicos ( Baño – Vestimenta – Alimentación – Cambio de Pañal o Aseo – Sueño) , esa maravillosa obra de Emmi Pikler en el instituto Loczy, de la cual me siento simpatizante total, ayudan mucho y construyen el vínculo, fortalecen la auto – regulación y le dan al bebé mucho mucho mucho para tener las herramientas sobre llevar ese momento llamado ” la noche”  .

También existen los bebés que han sido paseados,  mecidos o tomando leche y que jamás se engancharon con esas acciones y las asociaron con el sueño ( aunque la mayoría siempre si). 

Si quieres conocer más sobre los Cuidados Básicos, te dejo este link que habla del poder que tiene el baño y justamente, creo que podría ser aplicable a tu rutinaEl poder del Baño

Mito 2: El Sleep Coaching es una práctica egoísta

Si bien hay opiniones muy divididas sobre el tema, siento que las mujeres somos muy duras con nosotras mismas y hay un componente de culpa y sentimiento de decepción al pensar que necesitamos levantar una mano y pedir ( por así decirlo) “ayuda”, por alguna razón sentimos que ” hemos fallado” y no podemos entender a nuestro bebé y sobretodo nos enseñan, nos dicen al oído y nos repiten muchas veces que tenemos que esperar tres o inclusive cuatro años para que nuestros niños duerman de “corrido” o escuchamos desde el amor más grande de nuestras madres el ” qué raro…. tu siempre dormiste bien“. Primero, partamos de que nadie duerme de corrido, dormimos por ciclos de sueño y este ( el sueño) se va desarrollando durante el primer año de vida de nuestros hijos ( considerando en este comentario a un bebé que nace a término, es decir a las 40 semanas de embarazo de su mamá). El reloj biológico, se desarrolla recién entre el mes 4 a 6 de vida y con este, se ordenan los ritmos internos, el cuerpo de tu bebé empieza a producir melatonina ( antes sólo la encuentra en la leche materna en caso la tome, porque durante la lactancia las cifras de melatonina aumentan en el plasma de cada una de nosotras las mamás y eso es lo que justamente ayuda a organizar los tiempos de sueño).  Por todo esto, iniciar un proceso para Mejorar Hábitos de Sueño cuando el bebé llegó a esta etapa, no es una práctica egoísta, hacerlo antes, si podría serlo, aunque más que “egoísta” sería irreal y/o frustrante, dado que los despertares de sueño tienen una razón de ser en la vida de un bebé pequeño y justamente son su mayor herramienta de supervivencia. Lo que si resulta egoísta contigo misma es entregarte a un método de crianza que no va contigo, es decir: si conectas con despertarte muchas veces durante los primeros años de vida de tu bebé, darle leche, mecerlo, pasearlo, etc. quizás el Coaching NO es para ti; mi humilde opinión es que no hay cuerpo que aguante ese ritmo y que pueda estar al 100% para su hij@ así ( es una opinión personal y no viene con ningún tipo de juicio), por otro lado de cara a tu bebé, ser paseado, mecido, dormido con leche, etc. tampoco es positivo, los niños necesitan dormir en superficies planas y firmes, además pasar de despiertos a dormidos poco a poco desde la calma y no desde el movimiento ( estamos hablando de bebés de 6 meses en adelante), dormir es clave y tan importante como comer,  porque en ese momento los bebés crecen, desarrollan habilidades que practicarán después a lo largo de su vida, se forman sus tejidos neuronales,  la memoria y sobretodo se da forma a un buen hábito de rutina y sueño que dará mucha seguridad a tu bebé en el mediano y largo plazo.

Si te interesa leer más sobre elmomento ideal” de cara a la edad te dejo este link: ¿Sabes cuál es la edad ideal para empezar un proceso de Sleep Coaching?

Mito 3: Tienes que dejar llorar a tu bebé

Esto es falso y cierto a la vez… Dentro de los procedimientos del SleepCoaching existen los  métodos directos y también los métodos graduales, hay familias  que practican el proceso dejando llorar a su bebé hasta que se duerma y los que van poco a poco quitando su asistencia, pero cuando el bebé llora, automáticamente es consolado con técnicas de menor a mayor confort. Lo que si es un hecho es que el llanto está involucrado siempre en cualquiera de estos ” tratamientos”  de cambio, usualmente porque los bebés están muy cansados ( vienen sin dormir de manera reponedora por mucho tiempo), también tiene  que ver con la madurez neuronal de cada bebé y aunque parece increíble con su carácter. El llanto es uno de los 6 estados de conciencia que tiene una persona y antes del llanto existen tiempos de transición en donde un adulto puede intervenir, además de esto, hay más de 4 técnicas para consolar a un bebé que llora, por lo cual ” dejar” a un bebé llorado dependerá más de la filosofía de cada familia ( nuevamente y para dejarlo claro, no conecta conmigo, yo opto por consolar siempre).

En mi caso, yo siempre he trabajado con consuelo hacia los bebés, pero he visto los que se calman de manera muy suave y rápida con la voz, mano y/o contacto directo con su mamá y/o adulto a cargo en ese momento y también los que a pesar del contacto, voz, etc. han llorado por un tiempo más prolongado ( y esto se lo atribuyo al proceso de no saber dormir o de no haber tenido una rutina previa antes de empezar el Sleep Coaching que independiente a como dormía el bebé, hacía la transición al cerebro y cuerpo ( temperatura, producción de hormonas, etc.) que el momento de dormir había llegado.

Por lo cual, no tienes que dejar llorar a tu bebé, pero puede que  llore mucho al comienzo ( como puede que no), apoyado en ti porque no sabe dormir y poco a poco, dándole descanso, preparando rutinas basadas en lo que a el le va gustando más y sobretodo recordando siempre que ” El Sueño no es lógico, sino biológico” puedes Mejorar sus Hábitos de Sueño .

Mito 4: Para que lo haces si puedes comprarte un libro

Este creo que es uno de los mitos más famosos que hay, sobretodo hoy que el mundo está absolutamente digitalizado y que en diferentes grupos de opinión encuentras estos consejos. Probablemente si llegas a interesarte por iniciar un proceso de Sleep Coaching es porque ya intentaste varias cosas antes: Leíste el libro, escuchaste los consejos de tus amigas, tías, abuelas, pasaste el huevo y llenaste el biberón de Nestum y te diste cuenta que nada funciona. Algo interesante del SC es que se basa en las necesidades de descanso de tu bebé, en sintonía con su día a día, con tu estilo de crianza, con los procesos evolutivos por los que atraviesa y sin lugar a duda para mi el elemento más importante es por el respaldo que una procesional pueda darte ( pienso que como mamás, salirnos de nuestro marco de referencia, ver la foto completa, y sin dormir muchas horas por muchos días, tener la lucidez para llevar a cabo ese cambio solas es mucho más duro o por lo menos yo lo experimenté así cuando me tocó). Pero, creo que el sentimiento equivoco de fallé y tengo que pedir ayuda, es también un mal consejero. Muchas veces, pedir ayuda te permite sentirte más segura, trabajar en equipo y sobretodo, tener la consistencia y paciencia para caminar en una sola dirección. El libro será una genial fuente de información, pero no el espejo de tu situación en ese momento.

Mito 5: Una vez que lo terminas, deja de funcionar

Como todo en la vida, la consistencia juega un papel importantísimo en este proceso ( y quizás por eso conecta o no contigo, lo cual tampoco estaría mal si es que no es lo tuyo), si creas una rutina adecuada, llevas a la vida los cambios favorables para tu bebé ( y por ende para la familia completa) pero dejas de practicarlo, regresas sin darte cuenta y poco a poco a momentos de sobre cansancio, a conectores de sueño que pueden ser una trampa, etc. quizás si deje de ser efectivo, tal y como lo sería una buena dieta, sana y nutritiva que cambias poco a poco por las gaseosas, el azúcar y el pan a discreción, te alejarás más y más de ese momento en el que los hábitos de sueño y las buenas prácticas estaban en sintonía total.

Así que en conclusión debemos quitarle tanto peso al proceso de Sleep Coaching, que resulta maravilloso si llega a permitir que tu bebé descanse mejor de manera gradual y construyendo una nueva rutina, que no es lo mismo que un horario, y que te dará un aire fresco  para conectarte más con tu maternidad en la medida que tu tengas esa claridad que se pierde cuando vivimos “apagando el incendio” y agotadas, pero tampoco pasa nada, si piensas que no es para ti, hay otras alternativas como el enfoque al 100% en los Cuidados Básicos o Cotidianos, el Colecho, yo lo considero poco seguro en el primer año de vida de un bebé si se da en la misma cama, aunque sin saberlo lo practiqué con mi primera hija ( hoy hay muchos productos apropiados  para esto), mientras que con el segundo, aunque intenté hacerlo, como él no sabía dormir y los dos estábamos muy cansados, ni el colecho ni nada más que una rutina contenedora, que no es lo mismo que un horario, fueron mi real salvación.

Te dejo este link, que también podría servirte de cara a la rutina y quizás es aplicable a tu momento actual: ¿Sabes si tu bebé cuenta con un horario sincronizado con su cuerpo y una rutina para dormir?… Ahí está el secreto

Un abrazo.

Mili

 

Deja un comentario