Mis aprendizajes antes y durante Navidad y Año Nuevo ( por si te sirven también).

Qué sentimiento especial este de sentarme a escribir en el blog después de tanto tiempo, he disfrutado café en mano, con mis notas al lado, pensando cómo ordenar mis ideas para consolidar los #tips que más me han servido a mí como #Sleepcoach y #mamá respecto a estos últimos días del año. Aunque mis hijos están más grandes, me acuerdo cuando tenían 0 y 1 año y yo le tenía  #terror a la mala noche ( si, realmente ese era el sentimiento).

No se si les pase a ustedes, todos los años prometo que disfrutaré más de los días previos a #Navidad y #AñoNuevo, pero una vez que empieza Diciembre no paro, las agendas se sobre cargan, siento que vivo corriendo, que tengo muchos pendientes y que todos en casa empezamos a sobre cansarnos y acelerarnos ( esto no quiere decir que no disfrute de esta época, pero el sentimiento de conejito de duracell no se me va)

Cuando los días van avanzando, el calendario se va llenando, entre play dates, lonches, eventos, fotos familiares, intercambios de regalos multiplicados entre : amigas del trabajo, amigas del colegio, nuevas amigas, familia, etc.

Vamos paso a paso a revisar esta información juntas, la idea es que sean ustedes las que creen su propia fórmula, esa que les funciona y va con el estilo de vida y crianza de cada una, no se trata de tener la última palabra pero si de darle el peso necesario a ciertos aspectos del descanso que son ” no negociables” y que muchas veces dejamos de lado, en la montaña rusa de eventos navideños.

Aquí les cuento mis ” No Negociables”:

  1. Oscuridad: Dásela a tu #bebé en los momentos de descanso sobretodo en estos días. Este consejo no aplica sólo para la época de navidad, realmente dormir con oscuridad es beneficioso para el cuerpo, el descanso se vuelve reponedor cuando en el momento adecuado el cuerpo de nuestros niños libera melatonina ( para eso se necesita oscuridad y silencio). Considera además que en estos días tu bebé está sobre expuesto a las fotos,  a los estímulos adicionales como las luces del árbol de navidad, nacimientos, etc. es decir todo un mundo que no sólo distrae sino que también encapsula las señales naturales de sueño que aparecen en ciertos momentos del día, así que un poco más de oscuridad de lo normal, sirve y mucho para que el cuerpo se reponga.
  2. . Prioriza las siestas : No caigas en la típica trampa de pensar que ” ya que importa, estos días son una locura”, justamente por esa razón, por ese carnaval de fiestas que tenemos a fin de año, vale la pena no sólo intentar las #siestas sino darles el espacio que les corresponde. Yo siempre seré partidaria de que hagas la siesta en la cuna de tu bebé en su cuarto, si los días están muy agitados y no queda otra que hacerla en el carro manejando de un lado a otro ( sólo aplica para bebés de más de 12 meses por seguridad) pues ni modo, pero acuérdate que ese tipo de descanso no repone al 100% y que tu #bebé estará cansado un poco antes de lo normal.
  3. Atenta a la ola natural de sueño: Si llegas a cuidar las siestas de tu bebé, el sueño nocturno se mantendrá en el horario de “siempre”, porque la capacidad de tu bebé para estar despierto será la que corresponde según su edad;  Es básico aprovechar la ola natural de sueño para evitar que llegue fastidiado a la hora de comer, que despierte frecuentemente en la noche o más terrible de todas: Empiezan los despertares de 4:00 a.m. – 5:00 a.m. Para mantener ese tiempo biológico, fíjate a qué hora notas las señales y empieza la rutina para ir a dormir, si no llegas a notar señales, aplica la matemática pura y suma las horas que debería #dormir durante el día.
  4. Rutina, Rutina, Rutina: Acuérdate que de evento en evento, entrar y salir, luces, etc. nuestros bebés y niños se cansarán más rápido, estarán sobre estimulados y la única manera de ayudarlos a dormirse ” fácilmente” es con una rutina calma. La rutina aporta seguridad, orden y es la antesala a la regulación, eso justamente es lo que va generando este inicio del viaje al sueño. No te olvides que los mejores aliados de una rutina contenedora son los momentos de cuidados básicos ( baño, vestimenta, alimentación, cambio de pañal y sueño).
  5.  Olvídate del “qué dirán”: Cuando no dormimos bien, todo, absolutamente todo gira alrededor del sueño de nuestros bebés y tendemos a pensar que nos creerán locas por cuidar las siestas, hora de acostar, etc, pero realmente todas las personas que opinen sobre esto, ¿te acompañarán a media noche durante cada despertar?. Me gusta inclinarme por optar por un balance, mi consejo para las mamás con las que llevamos asesorías de sueño es 80% rigidez y 20% flexibilidad, pero esto depende mucho de cada bebé y nadie mejor que tu para conocerlo.

Acuérdate que el sueño es lógico y no biológico y que ” temprano” para ti no necesariamente es temprano para tu bebé, eso lo vas a ir sintiendo tu en base a como va respondiendo durante el día.

¡Feliz Navidad!

Un beso inmenso.

Mili

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s