Ciudados Básicos

Todo que me hubiera gustado saber a mi, sobre el SIDS o Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Como siempre en la vida, o casi siempre, más es lo que aprendemos ” sobre la marcha” que por anticipado, me acuerdo hace casi 4 años con me convertí en mamá por primera vez, cuando viví esa experiencia inigualable de querer con todo el corazón ( y cada vez más) a esa personita que llegaba a la casa y a la cual yo cuidaba al 100%. Cuando Marina nació nosotros vivíamos en la playa y yo tenía ayuda con mi casa, pero de ella me ocupaba yo al 100% ( y así fue hasta que cumplió 5 meses y nos mudamos a Lima ), así que pasé por todos los miedos que atravesamos las mamás ( sobretodo primerizas)  y aunque era consciente del riesgo que atraviesan los bebés a causa del Síndrome de  Muerte Súbita ó Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), no era tan lúcida en ese momento para darme cuenta que habían más de un detalle que tomar en cuenta y no sólo ” la posición para dormir”.

Si bien sabemos que este “fenómeno” NO tiene una causa determinante, encontrarla es uno de los grandes objetivos de la medicina. A pesar de esto,  lo que si podemos afirmar es que puede prevenirse o en todo caso disminuir su riesgo, básicamente porque la  AAP o American Academy of Pediatrics, llevó y lleva es un registro de estas muertes y cuáles fueron los posibles detonantes basados en el ” día a día” de cada una de las familias que atravesaron por esta dolorosa experiencia.

Creo que antes de revisar las causas y los #TIPS de prevención, vale la pena conocer cuál es el riesgo, aunque es importante tener claro que a pesar de las medidas adecuadas, esta situación puede darse, no lo cuento con el objetivo de asustar a nadie, sino porque creo que es bueno conocer con claridad “cual es el punto de inicio” de este artículo.

El riesgo no es alto,  realmente afecta a 1 de cada 2.000 bebés y sucede cuando este lactante ( o bebé menor de un año) está durmiendo, con mayor propensión entre los meses 1 y 6 de vida ( aunque últimamente se menciona más entre los meses 1 y 4 el pico mayor de riesgo), aunque la fase completa indicada son los 12 primeros meses.

1. Los bebés con bajo peso: Usualmente bebés prematuros, gemelos o trillizos son más vulnerables ( sobretodo los hombres). Lo usual  en estos casos o lo que nos dice el doctor,  es que tenemos que despertarlos cada 2 o 3 horas para alimentarlos y evitar que les de hipoglucemia ( es decir que sus niveles de azúcar en la sangre bajen mucho), lo cual también es un alivio porque así nos aseguramos que están bien ( aquí me atrevo a aconsejarte, que primero saques adelante el tema del peso de tu bebé y luego, con el tiempo, mires su sueño, no al revés, lo importante es que tenga los kls. adecuados para su edad – talla – etc.)

2. La Salud de Mamá en el Embarazo: Esta etapa es crucial, antes pensábamos que el bebé empezaba a sentir, respirar y vivir el día que nacía y hoy sabemos que no es así, el embarazo marca mucho la vida del bebé. Desde la voz de mamá que transmite calma, hasta el mismo entorno a donde ese bebé irá a vivir. Está comprobado, que niños que nacen en situaciones de violencia y/o stress para mamá, tienen los niveles de cortisol mucho más altos, básicamente porque ese hormona los hace mantenerse alertas desde el inicio de su vida, como pequeños guerreros que tienen que defenderse, aunque no lo crean estos bebés casi siempre son ajenos al SIDS por esa necesitad de vivir ” despiertos” con la que nacen. Hay mayor riesgo para bebés con mamás que consumieron alcohol, drogas, tabaco durante el embarazo, así como las que se alimentaron mal en esta etapa. Es básico que lleves un buen control o cuidado prenatal apropiado durante estos meses, porque así puedes disminuir el riesgo o en todo caso monitorear mejor, de que tu bebé tenga peso bajo, nazca prematuro, etc.

3. Sobre – Calentamiento del Bebé:
El SIDS ha sido siempre asociado con bebés que han sido abrigados en exceso con ropa, mantas, cuartos calientes, etc. Es aconsejable que la habitación tenga la misma temperatura que en la sala de recién nacidos, es decir entre 20- 22 Grados. Y que el bebé tenga una pijama de algodón cómoda, no abrigarlos en exceso es MUY importante. No fumar cerca a ellos y mucho menos cocinar en el espacio donde ellos descansan también es clave ( es decir mantén a tu bebé en un ambiente totalmente libre de Humo).

4. La Historia Familiar: Algún episodio de muerte súbita anterior en la familia, le suma al aumento del riesgo.

Herramientas de Prevención:

La posición para dormir de tu bebé es clave:
Los bebés deben dormir boca arriba, es decir con la espalda sobre el colchón. Antiguamente, existía el miedo de que los bebés podían vomitar y ahogarse, por eso los doctores sugerían que duerman boca abajo, pero eso ya quedó totalmente descartado. Si tu bebé ya puede dar la vuelta girando de un lado a otro y una vez echado boca arriba el cambia naturalmente su postura, no te preocupes porque ya se encuentra fuera del riesgo de SIDS ( de todas maneras coméntalo con tu pediatra). Muchas mamás ponen a su bebé a dormir boca abajo porque creen que ” así duerme mejor”, pero realmente NO ES SEGURO, además los bebés de 0 a 4 meses, no están preparados para dormir bien, su sueño errático es parte de su super vivencia, la naturaleza es sabía y por eso su reloj biológico madura a los 6 meses. También se aconseja envolverlos como ” fardos” para evitar que el reflejo moro los despierte. Yo no me considero fan del swaddle, pero no lo satanizo, ni tampoco lo considero contraproducente, sino que no sigo esa línea, considero importante que el bebé que nace empiece a formarse desde el inicio hacia una mayor conciencia de sí, sin el cuerpo aprisionado y sin las manos tapadas.  El  famoso reflejo del que hablamos, se controla poco a poco con el enfoque de los Cuidados Básicos y sobretodo trasladando ( cargando) de manera contenida al bebé ( sin que la cabeza caiga hacia atrás, sin exponer al movimiento al laberinto y sobretodo sin verticalizarlo antes de tiempo, porque su columna debe estar extendida en esta etapa y no ” apilada”, para que su barriga no haga un esfuerzo para el cual no está listo y para que no pierda su capacidad de exploración)

No Fumes ni cocines, cerca a tu bebé ni en su habitación:
Hacerlo triplica el riesgo de SIDS para tu bebé, nada de Humo en su ambiente.

Alimentar a tu bebé:

La lactancia es super favorable para disminuir el riesgo de SIDS. Realmente no está claro por qué, se sabe que disminuye en un 60% y se atribuye al contacto mamá – bebé pero también asume que podría ser porque los bebés lactantes aprenden a coordinar mejor su proceso de succión – respiración – deglución  ( El chupón, también cumple esta función, mi consejo es no ponerlo las primeras semanas de vida para no truncar el proceso inicial de la lactancia).

Que no duerma en el Car – Seat o Asiento para el Carro:

Mucho se ha dicho sobre este punto, confieso que es el que menos conocí cuando mis hijos pasaron por esa etapa. La explicación lógica que encontré la escribo textualmente “Esta posición bloquea las vías respiratorias haciendo de la respiración todo un desafío. ¿Cómo sucede esto?. Normalmente e l pecho y el diafragma del cuerpo se expanden y contraen a fin de proporcionarle oxígeno al cuerpo y expulsar el dióxido de carbono. Resulta posible que el cuerpo quede atrapado en una postura en la que el pecho no consiga expandirse lo suficiente para introducir oxígeno en el cuerpo. La víctima, presa del pánico, no tarda en quedarse sin oxígeno en la sangre y pierde el conocimiento

Usa un colchón firme:
No de espuma, no le pongas almohadas, no cojines, ni ningún elemento que pueda causar que tu bebé se ahogue. Necesita una superficie plana y firme para descansar, sobretodo porque este evita la sofocación. Búscate una sábana bajera que te ayude a que el colchón quede firme, hoy hay alternativas de todo precio en el mercado. Algo importante es que no pongas peluches, muñecos, ni tules en el espacio donde tu bebé descanse.

No sobre – calientes su espacio para dormir, pero SI comparte el mismo cuarto:
No te recomiendo que hagas colecho compartiendo el mismo colchón con tu bebé durante estos meses . Puedes utilizar productos seguros como un Snuggle Nest, una cuna de colecho anexa a tu cama con ventilación que evite ese sobre – calentamiento tan riesgoso en esta etapa, pero siempre estando ” muy cerca” para poder atenderlo y cuidarlo.

No le des cereales: Este famoso consejo/ gran MITO de las abuelas es darle Nestum antes de dormir mezclado con la fórmula, la famosa ” tanqueada”, yo me acuerdo que pasé por el agua de quinua, el Nestum, el agua de arroz, etc. pensando que mi bebé dormiría mejor y el efecto era el contrario, sobretodo porque su estómago no está listo aún para procesar más que tu leche o la fórmula que tu pedíatra ( él y sólo él) te autoricen. Hoy sabemos que la leche materna es mucho más fácil de procesar por el estómago de tu bebé que las moléculas de la leche de fórmula, muchas veces causantes también de cólicos. Recuerda que tu bebé no necesita ” aguantar” más tiempo dormido, todo lo contrario, durante sus 4 primeros meses de vida, dormir / despertar cada 2-3 horas es básico para sobrevivir.

Aprovecho y te dejo la ruta de un #post que escribí hace 3 meses y que creo que puede servirte  MITOS SOBRE EL SUEÑO DE TU BEBÉ: https://blogmilipalma.com/2017/09/11/los-cinco-mitos-sobre-el-sueno-de-un-bebe-y-su-explicacion/

No lo tapes con mantas, sabanitas, ni nada:
Antes de que nazca te regalaran miles de mantas, de algodón,de muselina, tejidas por tus tías, por las amigas de tu mamá, etc. úsalas, son maravillosas,  pero NO tapes a tu bebé con esta mientras duerme durante sus primeros meses, sin duda es una de las recomendaciones más conocidas de cara a la prevención de la muerte súbita, tendemos a pensar que nuestros hijos “tienen frío” y que necesitamos ponerles mantas en la cuna, pero no, estás no sólo pueden sobre calentarlos sino que ahogarlos porque ellos aún no tienen la fuerza para liberarse de ellas en caso se enreden.

Para saber si tu bebé tiene frío, tócale el cuello, las manos pueden engañarnos pero el cuello no, si este está caliente, aunque sus manos estén frías, tu bebé está bien con lo que le has puesto y no necesita más. Si te quedas con la duda usa un saco para dormir, es la mejor opción para que tu bebé esté abrigado y fuera del riesgo:

Estuve averiguando y me encantaron estos marca HALO Sleep, los tiene BabyCuy, hay de algodón ( verano / media estación) y plush ( invierno). Los encuentran aquí ➡️ https://www.babycuy.com/halo

Lo que más me gustó es su historia, me encantan las marcas que nacen por una experiencia vivida ( me identifico con ellas mucho, porque yo empecé a interesarme por el sueño por el desorden que tuvo mi segundo hijo y es algo que me marcó), en 1991 el fundador y creador de Halo Sleep, atravesó la peor tragedia que puede vivir una persona, su bebé murió de SIDS tapada por una manta, a partir de ese momento, comprometido con esa situación a cuestas, decidió crear ” sacos de dormir” y así evitar que otras familias experimenten algo parecido

No te frustres con sus noches: 
Los despertares nocturnos los tres primeros meses hasta el cuarto mes de vida de tu bebé ( además de normales) son una herramienta maravillosa de supervivencia con la que la naturaleza, protege a tu hij@ del SIDS, si ellos desde tan chiquitos tuvieran el sueño como el nuestro, sería hasta peligroso, porque estarían aún más expuestos.

Bibliografía:

El despertar al mundo de tu bebé – Chantal de Truchis

La Vida Secreta del Niño antes de Nacer – John Kelly

Dormir sin lágrimas – Rosa Jové

Sleeping Through de Night – Jodi Mindell

The Wonder Weeks Academy

The Wonder Weeks Book – Frans Pooij, Ph.D

Solve Your Child Sleep Problems – R.Ferber

La idea es no enfocarse en sólo un punto, sino que todo lo mencionado pueda #convivir entre si.

Espero que les sirva.

Un abrazo

Mili

Deja un comentario