Los cinco MITOS sobre el sueño de un bebé y su explicación

Creo que la culpa de todo la tiene la famosa frase “Quiero dormir como un bebé”, que en algunos casos (no todos) debería ser remplazada por “Quiero dormir como mi esposo” … La verdad es que los bebés se despiertan por la noche, realmente todos lo hacemos y lo importante es re – conocer ¿Cuál es la razón? por la que ellos se levantan ( y no sólo se despiertan) y vuelven a dormirse?. No se si a ustedes les pasa, pero me acuerdo cuando yo pedía consejo a todo el mundo sobre el sueño de Lorenzo ( que en esa época era muy desorganizado, con ciclos de 45 minutos dormido), recibía opiniones pedidas ( y no pedidas) , pasé huevo, puse acero debajo de la cuna, recé, pasé la vela, dejé la siesta, acosté tarde, bañé con manzanilla, bañé con Melissa, Le quité algunos alimentos, cambié de fórmula, Usé Colic Calm, Gaseovet y sobretodo sentí esa terrible angustia que empieza a las 6 p.m. y dura hasta la hora que LOGRAS que tu hijo se duerma como sea…

Al final, reconocí cinco situaciones que NO SUMARON para  Mejorar los Hábitos de Sueño de mi bebé, sino todo lo contrario. Aquí las comparto con ustedes, no con la intención de que ” les pasé lo mismo”, realmente cada caso es único, cada familia es única, cada estilo de crianza también lo es, pero creo que esta información puede ser un buen punto de partida. ¿ Les parece?

Vamos con el primero:

5 mitos

Para entrar en contexto, me refiero a  bebés de seis meses (nacidos a termino) en adelante y no menores. Los bebés a partir de los seis meses cuentan con la capacidad de dormir en tramos más largos, la maduración de sus ritmos biológicos en esta etapa ya está al 100% y esa es la razón por la cual podemos empezar a enseñarles a conciliar el sueño de manera independiente y usualmente esto decantará en una Mejora Contundente en sus Hábitos de Sueño. A partir del segundo semestre de vida, los bebés tienen un estómago más grande al que tenían al nacer o en los primeros meses y por eso la ” frecuencia” con la que se alimentan de recién nacidos, es diferente en esta etapa. Usualmente toman en promedio 1 leche por la noche (Pasada la media noche ideal) o en algunos casos ninguna ( Depende de cada pediatra). Este post no tiene la misión oculta de que dejen de dar de lactar, si tu crees que tu bebé se levanta por hambre todas las veces, te invito a salir de dudas en este link: https://blogmilipalma.com/2017/08/28/leche-vs-confort/

Si tu crees que algunos de esos despertares tienen que ver con Confort, probablemente tu bebé no necesita todas esas tomas durante la noche.

Y si realmente es hambre, atender su necesidad fisiológica también es muy importante, pero hacerlo y terminar de hacerlo con tu bebé despierto ( separando la toma unos 10 minutos del sueño) o dándosela al despertar por las mañanas, al despertar de las siestas, etc.

El segundo:

Mito 2

Creo que esto lo hemos pensado, razonado, identificado, todas las mamás alguna vez, pero lo importante a tener en cuenta es que el sueño de los bebés no es ” lógico” sino biológico, si lo acostamos ” tarde” incluso cuando para nosotros no lo es, se despertará aún más temprano porque está cansado y ese cansancio se traducirá en despertares entre 4.30 y 5 a.m., mucha irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño, etc.

Un bebé cansando, entra en un estado químico de alerta, su sangre se llena de azúcar por el cortisol que tiene la invade y bloquea su producción de melatotina. Lo mejor es que nuestros bebés duerman alineados con su reloj biológico y edad sino te visitarán:

Los despertares nocturnos

Las luchas largas para dormir

Los despertares temprano por la mañana

El tercero:

Mito 3

Las siestas son muy importantes para tu bebé, sobretodo para el desarrollo de su memoria. Como dice el Dr. Mark Weissbluth : “GoodSleep is Brain Food” . Es importante alinear el descanso de tu bebé a su tiempo de tolerancia despierto. Las siestas existen para evitar que lleguen al siguiente momento de sueño cansados, irritados, sobre – girados. Además reponen física y mentalmente a nuestros chiquititos y gracias a esto, ellos pueden poco a poco desarrollar una de las habilidades más maravillosas que hay: Conciliar el sueño.

El dejar de hacer siesta tiene básicamente el efecto contrario al que pensamos . Nosotros nos imaginamos que al no dormir esa siesta, nuestros bebés caerán rendidos temprano y de largo; Y sucede todo lo contrario… O si sucede, sólo funciona un día… Porque se cumple la profecía: Un niño cansado, nunca podrá dormir bien. ( Como un adulto cansado / estresado tampoco lo hará).

Vamos con el mito 4:

Mito 4

La oscuridad es básica para tener un descanso de calidad. Es uno de los principales puntos a considerar en un Ambiente de Descanso Seguro y lo que hace es decirle a nuestro cuerpo ( realmente a nuestro reloj biológico) que es hora de dormir o que ” permanezca dormido”.  Además manda las señales necesarias a nuestro cerebro, que junto con la temperatura adecuada, empieza a producir melatonina.

Mito 5:

Mito 5

Tu bebé si necesita descansar! Es verdad, cada bebé es diferente, cada caso es diferente y por eso todo los Planes de Sueño son personalizados de cara a cada bebé, familia, rutina, etc. Pero definitivamente los bebés de 0 a niños de 3 años, están en pleno desarrollo, formación de la memoria, reposición física por los grandes hitos en su crecimiento como pararse, gatear, caminar, etc. y necesitan estar descansados. Esa será la única manera en la que podrás enseñarle a tu bebé a Mejorar sus Hábitos de Sueño. Un bebé cansado está prácticamente bloqueado de esa habilidad y un bebé descansado, acompañado con una rutina contenedora, sin tener que dejarlo llorar, permitiéndole lidiar con su propia autoregulación tiene todas las posibilidades de conseguirlo.

Bonus Track: Está posteado en mi instagram. Sígueme como @milipalma_

Importante:

Si tu bebé tiene 1,2,3 ó 4 meses es importante decirte que no tengas expectativas, su descanso es absolutamente irregular, este recién se está organizando y lo importante en este punto es identificar su tiempo de tolerancia despierto, para que de la mano de una rutina calma, un espacio seguro para descansar y de manera muy gradual le enseñes a descansar.

¿Les pasa lo mismo?

un abrazo.

Mili

 

 

 

Deja un comentario