Ciudados Básicos

Expectativas ( reales) sobre el sueño de tu bebé de 0 a 12 meses – PARTE I

Después de muuuchos días fuera, este #newpost lo escribo con ilusión, varias de ustedes me han escrito sobretodo a mi cuenta de instagram @milipalma_ con dudas acerca de como abordar la etapa inicial de la maternidad y sobre que expectativas tener en esos primeros meses.

Como saben, desde siempre me enamoré de la mirada #Pikler de cara a los Cuidados Básicos y su gran aporte a la crianza, estos momentos íntimos de cuidado entre #bebé y mamá ( y/o papá) son el génesis de la calma, permiten a los bebés sentirse más seguros, completos ( y aunque suene poético) les permite abordar de manera positiva las diversas separaciones por las que irá transitando, como tu regreso a trabajar, la separación de los 8-9 meses e incluso la noche.

Vamos a revisar qué expectativas tener  sobre el sueño ( y otras etapas)  de tu bebé desde los 0 a 9 meses y después en un segundo #post lo haremos de 10 a 20 meses. La idea no es imponerte nada, sólo que tengas mayor claridad ( y menos frustración) para abordar lo que viene.

Recién nacido hasta 3 meses: Esta etapa es muy especial, un concepto que me gustó mucho es el del “Primer Trimestre Perdido“, según Harvey Karp M.D, nuestros bebés no están listos para encarar el mundo sino 3 meses después de haber nacido y antes lo único que podemos hacer es tratar de evocar en la medida de lo posible el ” ambiente del útero”.

Para eso la contención es muy importante ( desde cargarlos con firmeza sin que su cabeza esté en el aire, él alienta a los padres a hacer swaddle ( personalmente, yo si soy simpatizante de la contención, pero no del swaddle, no porque lo considere dañino, pero si porque bloquea la capacidad de un bebé de regularse con sus manos, de todas maneras, para muchos bebés es poderoso y calmo). También sugiere utilizar el ruido blanco ( sobre todo el de latidos del corazón y el Sh.Sh), al final ese sonido rítmico y continuo es muy parecido al del vientre materno y como dice Karp, es casi paz y amor para los bebés. La posición para calmarlos cuando lloran, también influye y el recomienda hacerlo de costado, semi boca abajo, activa por completo el reflejo calmante de los bebés y nivela el reflejo moro (ese en el que tu bebé levanta los brazos o se asusta como si estuviera en caída libre).

De cara al sueño, es una etapa en la que no hay expectativas, tu bebé despertará probablemente porque tiene hambre, alguna molestia, pañal o simplemente porque necesita estar contigo, ya que aún, no es consciente de que está fuera de tu barriga. No gastes tu energía en tratar de que duerma ” toda la noche”, más bien trata de adaptarte a esta nueva etapa enfocándote en los momentos de Cuidados Básicos y dándole un descanso seguro. Si quisieras conocer más sobre estos tres primeros meses te dejo este #post que escribí hace varios meses.

En este periodo, no hay malas costumbres, no te preocupes por cargar, abrazar, dar de lactar, etc. todo el tiempo que puedas a tu bebé.

4 meses – 6 meses: 

Esta etapa es muy especial, una de las más poderosas de cara al sueño de tu bebé porque llega la única regresión de sueño que viene para quedarse. Muchas de ustedes me escribieron contándome ” mi bebé dormía muy bien hasta los 4 meses que todo cambió“, pues si, el sueño cambia, evoluciona constantemente y en esta fase aparecen los ciclos de sueño. Antes tu bebé contaba con un descanso muy parecido al que tenía durante tu embarazo ( Activo e Inactivo), pero una vez que aparecen estos cambios, el sueño se desordena para ordenarse y esto gracias a que se desarrolla su Reloj Biológico, que no es más que el mecanismo con el que el cerebro le dice al cuerpo que es hora de dormir y hora de despertarse, el mecanismo que define mediante ciertos estímulos como temperatura y oscuridad los momentos de sueño y vigilia y también la liberación de diferentes hormonas.

A más fases de sueño, más despertares. Aquí la clave es evitar que tu #bebé se sobre canse, identificar sus señales de sueño es importante y llevarlo a dormir antes de que esté fastidiado es más importante. Libérate de ese mito de ” cánsalo para que duerma mejor” ( FALSO) y lleva a tu bebé a descansar apenas lo necesite. Y sobre los 5 a 6 meses biológicos, trata de alentar que tu bebé se duerma sin necesidad de ser mecido, paseado o lactando.

Las siestas empiezan a consolidarse un poquito más, usualmente son entre 3-4 al día y duran de 30-60 minutos cada una, a ser los grandes cargadores de energía de tu bebé para que pueda llegar a la noche descansado y así dormir mejor. No vale la pena pensar que tu hijo-hija dormirá ” de corrido” en este momento, si eres bendecida con esa situación genial, sino, no te preocupes, pero si fíjate si despierta por hambre o por una costumbre instaurada. Es normal que un bebé de 4-6 meses despierte 1 o 2 veces por hambre, si esto es mucho más frecuente, obsérvalo para que tengas mayor claridad de como ” ordenarlo”.

6 meses – 8 meses : 

En esta etapa tu bebé cambiará su estructura de dormir de día, probablemente en vez de tres siestas, estará haciendo dos y eso es porque su cuerpo está listo para permanecer un poquito más de tiempo despierto, la clave es no sobre cansarlo, sino todo lo contrario llévalo a descansar cada 2.5 horas aproximadamente y siempre tener una rutina predecible.

Si tu bebé ya dejó ese tercer momento de sueño diario, no lo acuestes más tarde, todo lo contrario, aprovecha y hazlo 30 minutos antes de lo que normalmente lo hacías cuando contaba con 3 siestas, así estarás compensando el espacio que no está durmiendo.

Probablemente sobre los 8 meses, te costará más cambiarle el pañal o vestir a tu bebé, es una etapa en la que querrá está mucho más tiempo vertical que horizontal y estar echado será complicado, nada como la ANTICIPACIÓN para mover montañas, involucrarlo es importante, si eres de las que optan por ” distraerlo” evita hacerlo, es el polo opuesto de CONECTAR, dale a una oportunidad a dos de los Cuidados Básicos más lindos que hay, cambiar el pañal y vestirlo, si quieres conocer más sobre estos, puedes leer aquí

Es buena idea preguntarle a tu pediatra, cuanto necesita comer tu bebé durante la madrugada, para que te des una idea y puedas ordenar su consumo calórico.

9 meses – 12 meses: 

Esta etapa también es retadora, primero porque sobre los 8 -9  meses, tu bebé comienza a ser más consciente que ya no está en tu vientre, eso quiere decir que lo aborda una especie de ansiedad de separación y debido a eso, podría estar más sensible, llorar más o incluso querer estar más tiempo cargado, despertando incluso más veces durante la madrugada . Este periodo pasará poco a poco, es clave no empezar a ” dormirlo” con leche o mecido, no hagas cambios en época de cambios y si me dejas sugerirte algo, aprovecha y crea una rutina que te haga sentido, que se adapte a tu estilo de crianza, pero que a la vez sea predecible y ordenada, eso será lo que le de seguridad y justamente los momentos de #CuidadosBásicos ( Baño- Vestimenta – Aseo o Cambio de Pañal – Alimentación y Sueño) los que construyan su mundo. Si quieres conocer un poco más sobre estos, te dejo aquí mi post favorito.

Repasar lo que sucedió en el día de manera breve sirve mucho: ” Hoy jugamos, fuimos al parque, te has divertido mucho y ahora necesitas descansar”. No uses tanto #Dormir y trata de cambiarlo por #descansar, es más amigable.

Además es un momento muy cercano a empezar a caminar, así que también se juntará con el ” Mundo de las Categorías” un leap evolutivo de las semanas mágicas, en donde tu bebé estará más atento, observador y explorador, eso también hará que se cansé más, todo este desarrollo previo, es la base para aprender a caminar.

Acuérdate que dormir es necesario para vivir, tu bebé al dormir se llena de energía, organiza sus recuerdos y memoria, fortalece su sistema inmune y CRECE. Dormir es tan importante como comer y es determinante para sobrevivir.

No quiero terminar, sin dejarte una de mis frases frases favoritas :

” Las condiciones que NOSOTRAS creamos, tienen un impacto en nuestro bebés, pues pueden volverse HÁBITOS y luego transformarse en sus NECESIDADES ” – Magda Gerber

Nos vemos en la segunda parte,

Un abrazo,

Mili

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s