Ciudados Básicos

6 Principios fundamentales para mejorar el sueño de tu Bebé

Este año me di cuenta que mi hijo chiquito tiene 3.5 años… eso me llevó a sacar la conclusión que hace 2 años su sueño ( y nuestra vida) cambiaron por completo…vimos la luz, fuimos felices, se nos abrió un mundo nuevo ( podría seguir escribiendo pero ya no quiero ser taaaaan exagerada).

No les voy a mentir, no crean que en dos años no me he vuelto a despertar, para nada… claro que sí lo he hecho y ¡muchas veces!. He estado ahí bajar la fiebre, acompañar durante algún miedo propio de la edad, abrigar para el frío, etc. pero… en estos 2 años nunca más mi bebé ( ya no tan bebé) volvió a dormirse mecido, paseado, tomando leche, cargado, lactando, siempre se durmió él, después de leerle un cuento, después de darle un beso, pero él… me olvidé del famoso ” hacer dormir“, que fue mi verbo por mucho tiempo.

Este testimonio puede parecerles un poco empírico porque es basado en mi experiencia como mamá, pero, para poder incluir el maravilloso mundo del Baby Sleep Coaching y no quitarle lo pro a la intención de escribir este post, he hecho una lista de los 6 Principios Fundamentales, obtenidos de capacitaciones y libros sobre la importancia del Sueño Infantil, en los que me he apoyado en estos casi 2 años para acompañar a familias a Mejorar los Hábitos de Sueño de sus Bebés. 

  1. Acuéstalo temprano : Menos despertares y Menos madrugadas

Si tuviera que escoger uno de mandamientos que más me han funcionado todo este tiempo, sería justamente ese. Acostar a nuestros hijos temprano tiene muchos beneficios, el principal es que de esa manera evitas que esté sobre-cansado, así se le hace más fácil dormirse y sobretodo el gran secreto es que despiertan menos. Al acostar a un bebé sobre cansado, no sólo le cuesta más dormirse, sino que despierta más seguido, le cuesta mucho permanecer despierto durante la madrugada.

Ahora, la palabra clave: ¿Qué es temprano?

Quizás para ti, temprano pueden ser las 8.00 p.m. pero para tu bebé de 15 meses que hizo siesta de 12 a 2.00 p.m. al acostarse a esa hora, está prácticamente duplicando su capacidad de permanecer despierto. En castellano, le estas exigiendo muchísimo a su cuerpo y el efecto sobre la calidad de su sueño nocturno y las siestas del día siguiente será más fuerte.

Quieres conocer

2. Evita el Sobre Cansancio : Estar Sobre Cansado tiene un efecto similar al de estar estresado.

Seguro vas a pensar que estoy repitiendo el punto que conversamos líneas arriba, pero no… evitar el sobre cansancio es importante, aprender a seguir las señales de sueño de tu bebé, llegar a sincronizar el tiempo que puede permanecer despierto con esa ” ola de sueño” que te indica la señal.

Qué significa estar sobre cansado, pues que los niveles de cortisol en la sangre de tu bebé son altos, entonces que se encuentra en modo ” alerta” es decir, su cerebro le dice a su cuerpo que no duerma, que no es hora de hacerlo y lo puedes ver o más ” hyper” pensando que ” tu hijo tiene pilas para rato” o ya fastidiado desde que vas a bañarlo o mientras come, porque químicamente el pico de cortisol es alto y está como ” estresado”.

¿Cuáles son las señales más conocidas?

Mirada Perdida, Sobarse el Ojito, Bostezar, Rascarse los ojos, Agarrar la oreja, estas son señales. Estar irritable NO es una señal, es ya estar tarde para iniciar la rutina.

Si quieres revisar con mayor detalle este tema, te dejo este link 

3. El descanso sólo genera mayor descanso : Mas descansado, se duerme mejor

Este sin duda es la verdad absoluta más contundente del mundo para mi. Imagina un domingo de tu vida echada en tu cama, esos domingos en los que duermes, te despiertas y aunque has dormido un montón, sólo quieres seguir haciéndolo… ¿Te acuerdas esos tiempos lejanos que todas hemos tenido?... pues algo parecido pasa con tu bebé, mientras más descansado está, mayor disposición para dormir en los momentos biológicos tiene y más ” fácil” se vuelve el proceso.

4. Las Siestas son la Base del Sueño Nocturno

Si viene una buena amiga, una tía querida, un ser de luz a decirte ” Quítale la siesta a tu bebé y verás que bien dormirá”… No la escuches, eso es FALSO y es un gran Mito. Quiero explicarte con mayor detalle la razón, no pienses que me creo la dueña de la verdad, todo lo contrario….

Las Siestas existen por dos razones, reponer al cuerpo físico y mental ( durante las siestas los bebés crecen) y también evitar que lleguen sobre cansados a la noche. A mayor cansancio, más le costará dormir y más complicada será no sólo su noche, sino su disposición durante el día. Los bebés más chicos hacen más siestas, porque no toleran mucho tiempo despiertos, los más grandes van adquiriendo mayores brechas de tiempo despiertos y duermen 2 a 1 vez al día dependiendo de su edad.

Las siestas logran que tu bebé esté feliz, despierte contento y pueda tener una buena disposición durante el tiempo que le toque estar despierto. Luego, nuevamente la batería se va agotando y necesita recargarse y la única manera de hacerlo o mejor dicho, la mejor manera ( considerando calidad de sueño) es durmiendo la siesta.

Entonces… ¿Qué hacemos con el comentario de tu amiga, esa que te dijo que cuando le quitó la siesta a su bebé todo mejoró?. De corazón, pienso que cada caso es muy especial, quizás el bebé de tu amiga se encontraba justo en la etapa de pasar de 2 siestas a 1 y fue una coincidencia nada más… mientras tanto, es mejor pensar que necesita más horas durmiendo de día que permaneciendo despierto.

  • Si quieres, conocer más MITOS que podrían estar jugándote en contra sobre el sueño de tu bebé, te dejo este link

5. Rutina, Rutina, Rutina:

En estos dos años como Sleep Coach y en mi experiencia como mamá, considero que la rutina es el 50% del éxito en consolidar hábitos sanos de sueño; En muchos casos de bebés sin rutinas, sin estructura durante su día, son justamente en  los presenta mayor dificultad para dormir y tener un horario más o menos predecible. Se que quizás pensarás que son los bebés los que tienen que adaptarse a sus papás o al horario de los papás, pero yo te confieso que no pienso así, creo que somos los adultos los que debemos adaptarnos a las necesidades biológicas de nuestros hijos.

Si lees este blog hace un tiempo, encontrarás que siempre insisto sobre la rutina, porque es justamente el tiempo previo, la transición que necesita el cerebro para decirle al cuerpo : ” Baja tus revoluciones, vamos a dormir“…

Sin dudarlo un bebé descansado, puede tolerar mejor los cambios de vez en cuando, sobre su rutina diaria que un bebé cansado.

Si quieres tener una buena idea de rutina y estructurar la de tu bebé en base a sus necesidades, te dejo este link

6. Despierto para dormir:

Gran principio, casi un mandamiento universal. A ver, entremos en contexto, acuérdate que antes de los 5-6 meses de tu bebé, no puedes hacer mucho para enseñarle a dormir, sólo ayudarlo, es decir, si le cuesta dormir, dormirlo si es una opción antes de los 5 meses, porque de hecho, peor es estar sobre-cansado y entrar en un ciclo de sleepless fuerte. Pero, a partir del sexto mes, no duermas a tu bebé tomando leche, lactando, mecido, paseado, sino intenta que sea tu bebé quién se duerme ( previa rutina, arriba te dejé un ejemplo aplicable 100%)

Si le das de lactar o biberón, una vez terminada la toma, lleva a tu bebé a dormir, así verse en su cuna para conciliar el sueño será un hábito. Si sólo lo duermes mecido, por ejemplo, cada vez que despierte en medio de una siesta o durante la madrugada, necesitará recrear ese escenario que tu ” les has enseñado” ( eso lo escribo sin juicio alguno) para volverse a dormir.

Si puedo darte un último consejo, sería que no gastes tus energías en preguntarte la razón por la que despierta tu bebé por la noche, más bien pregúntate qué sucede que le impide volverse a dormir sólo.

Termino con mi frase favorita sobre el sueño:

“El sueño no es lógico, es biológico”

Espero que te sirva,

Un abrazo. Mili

#esmasquesueño #babysleep #blogmilipalma #milipalmasleepcoach

 

Deja un comentario