Ciudados Básicos

¡Qué vivan los miedos!

Desde que inicié este proceso de cambio, de adentro hacía afuera, gracias a una situación difícil que me tocó vivir, desde dos embarazos muy seguidos, una depresión post parto y un fuerte desorden de sueño en el tiempo, entendí que tenía muchas experiencias para compartir y sobretodo sentía las ganas de hacerlo . Pasé un tiempo con una voz en mi cabeza que me decía que no tenía por que cambiar ” mi camino”, que me iba bien como estaba, que siguiera y que con el  pasar de los días todo se estabilizaba siempre. Felizmente… no le hice caso, con mucho trabajo personal y la ayuda de mi maestros Thierry ( Flores de Bach) , Rosario, Ricardo ( Cuidados Básicos) y sobretodo Marita de Constelaciones Familiares, aprendí a entender que era normal tener temores, que era normal sentirse raro cuando empiezas algo nuevo ( ya sea una etapa de cambio personal o el inicio de un Plan de Sueño para tu hijo, que es, sin duda un tratamiento que demanda mucho compromiso)  y que el reto está en convivir con ellos, re interpretándolos o excluyéndolos.

Hoy me provocó escribir sobre eso, sobre mi miedo más grande como Sleep Coach al empezar y sobre los miedos comunes que he podido identificar en la mayoría de mamás cuando empezamos a trabajar en equipo.

#1: ¿Quién soy yo para hablar de esto?

Confieso que este me siguió por un tiempo, es más, me paralizaba, me daba ” angustia” pensar que no era suficientemente experta como para ponerme a hablar del sueño… total, ya era un tema algo conocido y habían tromes en todo U.S.A… no se por qué desvaloricé mis propias credenciales y dudé de mi. ( ¿ a ti no te ha pasado?) . Lo que genera valor sin duda alguna será  la suma de nuestras fortalezas, nuestros conocimientos y lo más importante la perspectiva única, que es la que nadie más podrá brindar, en mi caso, ser alguien cercana, que vivió lo mismo y trata de hacer sentir siempre que ” si es posible” mejorar los hábitos de sueño de tu hijo y que esta solución no está a años luz de distancia. 

#2: El miedo al objetivo

Muchas mamás, cuando terminamos una entrevista, fijan un objetivo, la razón, el por qué me están llamando para acompañarlas a vivir el cambio de que sus hijos duerman mejor y generalmente el objetivo no llega a ser realista… Mili, quiero que mi bebé duerma toda la noche.. ahí es donde yo intervengo y les cuento que nadie duerme toda la noche de corrido, ni yo, ni mis hijos, ni los hijos de William y Kathe MIddleton.. ¿ Saben por qué?, porque dormimos en ciclos y generalmente cuando pasamos de uno a otro, tenemos breves despertares, la diferencia y clave está en que hay bebés que tienen desarrollada la habilidad de enganchar nuevamente con su sueño ( esos son los bebés que se reconocen por ” dormir toda la noche”) y los que no tienen enganchada esa habilidad ( esos son los bebés que para volver a dormir necesitan ser mecidos, paseados, cargados, alimentados o lo que sea necesario para tumbarse nuevamente a los brazos de Morfeo).

#3: Miedo a la Oscuridad

Ese temor también llega a mi bandeja de correo, muchas mamás piensan que si su hijo duerme con luz de día durante las siestas y luz apagada durante la noche logrará diferenciar el día y la noche y entonces dormirá bien…. Eso no es así.. la diferenciación del día y la noche se logra con la madurez cerebral adecuada y los ritmos biológicos desarrollados, es decir, a partir del cuarto mes de vida y el dormir con la luz apagada y el cuarto oscuro justamente hace que en medio de esos breves despertares nocturnos que ocurren de ciclo a ciclo, tu bebé no se ” active” con la luz que entra entre las 4 y 5 de la mañana si el cuarto no esta ” super dark”. Además la oscuridad es un componente crucial en la producción de melatonina.

#4: Miedo a la Muerde Súbita

Pienso que es un miedo que tenemos todas las mamás, durante el primer año de vida de nuestros bebés, se escapa de nuestras manos pero es una realidad que SÍ podemos minimizarlo:

a) Acostar a tu bebé boca arriba ( es decir con la espalda sobre el colchón)

b) Escoger cuidadosamente su colchón y que sea firme y plano

c) No fumar en la habitación ni cerca de él

d) No sobre abrigarlo

e) No taparlo y evitar mantas o sábanas que puedan enredarlo

f) Si quieres hacer colecho, busca un snuggle nest con colchón firme o una cuna de colecho especial

#4: Acostarlos muy temprano

Este es el miedo que se gana el primer puesto, no hay mamá que no haya pasado por ese entumecimiento de piernas al pensar que tiene/ necesita acostar a su bebé muy temprano, pero realmente cuando uno se da cuenta que el beneficio es incomparable, se acaba la lucha para dormir y la irritabilidad cuando enganchamos con el horario biológico de nuestro bebé y… sin duda también le sumamos la desconfianza que nos invade cuando decidimos hacerlo, ya que damos por hecho que si nuestro bebé duerme a las 6.30 p.m. se levantará a las 4.00 a.m., pero no… los bebés efectivamente se levantan a esa hora, pero hay que manejarlo como un despertar nocturno y ayudarlos a enganchar con su sueño nuevamente con todas las herramientas posibles.

Si algo me quedó de mi experiencia personal cuando viví con cuidado y respeto el proceso de Lorenzo y lo que me ayuda mucho hoy cuando converso con muchas mamás es que cada nuevo desafío, cada paso que damos, cada situación que implicar ” crecer”, ” madurar”, ” cambiar”, vendrá con sus miedos por trabajar, por resolver y que sin duda nos volverán expertas de nosotras mismas y de nuestro camino personal.

Un beso. Mili

DSC_0006 #blogmilipalma #milipalmasleepcoach #milipalmafloresdebach #cuidandoloscuidados

Deja un comentario