4 Tips Prácticos para ayudar a tus hijos a lidiar con el miedo a los monstruos

El miedo es un sentimiento  que muchas veces está presente en nuestros hijos durante las noches a partir de los 3 años, esa sensación de angustia que no es más que la interpretación que ellos le dan a la realidad, no puede suprimirse ni mucho menos pretender que no la sientan. La Psicóloga Nicole Fiedler responde a muchas de las preguntas que he recibido de parte de ustedes y yo complemento con mis comentarios al final, desde la mirada del Sleep Coaching Empático y contándoles qué esencias florales de Bach pueden ayudar para equilibrar esta emoción.

 Estos miedos aparecen de manera frecuente en los niños?

Sí, es muy común escuchar que nuestros hijos tienen miedo a la oscuridad, a quedarse solos, a los personajes de ficción, entre otros. Este tipo de temores aparece  en una etapa evolutiva de constitución del psiquismo y no debería  de ser una preocupación mayor. Sin embargo, dependerá de la duración, frecuencia e intensidad que tenga.

¿Cuál es la edad más común en la que estos sentimientos se presentan?

Aproximadamente alrededor de los 3 años aparecen este tipo de miedos. Esto, es debido a que el sentido de realidad empieza a asentarse en la mente del niño, en donde la psiquis todavía se encuentra regida en gran parte por la fantasía. Es justamente esta fantasía la que se entremezcla con la realidad generando algunas veces confusión.

¿Cómo aparecen estos miedos?

Desde el nacimiento, el bebé se relaciona con el mundo a través de la fantasía, por ejemplo cuando la madre o cuidador no se encuentra cerca, por periodos de tiempos cortos, el bebé fantasea con ellos. Luego, alrededor del primer y segundo año de vida se da inicio a la capacidad de simbolización, aparecen los objetos transicionales (un osito de peluche, una mantita, sabana, etc.) que no son más que creaciones hechas por el pequeño con el fin de apaciguar la angustia que le genera no tener a la madre cerca. Luego, con el inicio del juego de roles esta capacidad de simbolización se encuentra ya más establecida. Los niños son capaces de mezclar la fantasía con la realidad en el juego. Sin embargo, en otros momentos, como en los estados somnolientos, esta “entremezcla” puede también traer confusiones, donde se les hace difícil diferenciar lo que es real de lo que no, generando así miedo o angustia.

Por otro lado, se encuentran también en un proceso de separación-independización donde la oscuridad es una de las situaciones que señala la ausencia del otro. Por eso, para que un niño logre estar a solas, ya sea para jugar, dormir, etc. tiene que haber podido incorporar la presencia del otro dentro del sí mismo.

¿Cual es el significado de estos miedos nocturnos?

Depende del niño o niña, ya que la angustia o temor que les produce cierto personaje o situación será una “elección” totalmente personal, esta elección es inconsciente ya que este personaje está relacionado a una angustia real y la significación de dicho objeto será particular en cada caso.

Por ejemplo, a Pedro desde siempre le han dicho que si no hace lo que se le pide, vendrá el cuco y se lo llevará. Pedro ha desarrollado un temor significativo a estar solo, le es difícil jugar sin la compañía de un otro, dormir solo en su cuarto, entre otras cosas. Por las noches se levanta llorando ya que dice que el “cuco” está en su cuarto y se lo llevará debido a las cosas malas que hace”.

 ¿Como deben de manejar los padres estos miedos?

En primer lugar, hay que acabar por completo con el temor o la fantasía. Es decir, que apenas aparezca esta angustia debemos decirle al niño que eso no existe, que no es real. Muchos padres piensan que tal vez hacer rituales junto con el niño para “espantar” a los monstruos ayuda, pero es justamente a través de estos, que reafirmamos la existencia de dichos personajes y además de la necesidad de estar acompañado de nosotros para “espantarlo”.

Es importante fomentar la seguridad e independización de los niños. De este modo, les daremos a entender que deben ser independientes pero que “mamá” o “papá” estarán cuando lo necesiten. Por ejemplo, si nuestro hijo o hija se pasa en la noche a nuestra cama porque dice tener miedo al monstruo, es importante en primer lugar escucharlo y luego decirle que entendemos que está asustado pero que el monstruo en realidad no existe, podemos acompañarlo nuevamente a su cuarto y quedarnos con él hasta que este más tranquilo. Recordemos que existen muchas formas de acompañar. Los padres debemos de tratar en todo momento de sostener, contener y comprender a nuestros hijos.

Esta valiosa información recogida desde una mirada psicológica, también tiene muchos puntos en común con la interpretación del miedo y su manejo dentro del espectro de las Flores de Bach.

Aspen es la flor que equilibra el miedo a los desconocido, ese miedo para el que no se puede dar ninguna explicación, ni razón, que acechan casi siempre por la noche y casi siempre quienes lo padecen tienen cierto temor a contarlo.

La evolución de la curación de un niño con esencias florales siempre será un proceso más corto que el de un adulto (por las capas de vida que tiene dicho niño) pero a la vez este será tan relativo como el problema a tratar, porque no es lo mismo tomar una mezcla para salir de un estado de shock momentáneo ( ej: el susto a raíz de ver una cucaracha) que rápidamente se sanará vs. Vencer el miedo resolviendo una situación anclada en nuestro sub consiente.

Los tratamientos con flores de Bach no tienen efectos secundarios negativos, pero a veces esta conexión con la emoción en cuestión puede traer algún dolor de cabeza, falta de apetito, etc. De cualquier manera, los beneficios que se obtienen de la toma de estas maravillosas esencias florales compensan con creces cualquier fastidio relativo que no dura más de dos días.

Otro punto importante de mencionar es que no es conveniente que miren TV. Antes de dormir porque son justamente las imágenes las que se quedan dando vueltas en la mente de nuestros hijos aun cuando ya están acostados. Que descansen 15 minutos más temprano que de costumbre en situaciones como estas también es recomendable porque las posibilidades de dormir profundamente y sin interrupciones se multiplican capturando la ola adecuada de sueño y la producción de melatonina de su cuerpo.

4 TIPS :

  1. Acostarlos un poco más temprano que de costumbre, para aprovechar desde el inicio la ola biológica de sueño, de tal manera las posibilidades de tener un sueño profundo y no despertarse por las noches aumenta.
  2. NO hacer rituales “ espanta monstruos” que son totalmente contraproducentes.
  3. Ponerle límite a la exposición de los niños a los dispositivos electrónicos, sobretodo dos horas entres de acostarse. El tiempo máximo sugerido es de 60 minutos.
  4. Conectar desde la empatía: Te entiendo, se como te sientes pero los monstruos no existen, no son reales.

 Bonus Track:

 1. Considerar un tratamiento con Flores de Bach con un practioner certificado por el Centro Bach de Inglaterra.

Aprovecho y les dejo los datos de Nicole para cualquier consulta

#blogmilipalma #milipalmasleepcoach #milipalmafloresdebach

Nicole Fiedler

Psicóloga Clínica

Teléfono. 994855898

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s